¡ENVIOS GRATIS EN 24-48H! DESCUENTOS GREEN FRIDAY. REGALA BIENESTAR. REGALA CBD.

bovē

0 0,00 

CBD+ y dolor: ¿Qué dice la investigación?

Bovē suministra productos orgánicos ricos en fitocannabinoides, como el Balance Oil.

El aceite de CBD es popular y se utiliza habitualmente por sus potentes beneficios terapéuticos, pero ¿qué pasa con su efecto sobre el dolor? Esto es lo que muestra la investigación

El aceite de CBD es un tratamiento natural muy popular para varias enfermedades físicas y mentales. El CBD, abreviatura de cannabidiol, es un compuesto fitocannabinoide natural que se encuentra en la planta de cannabis. Los fitocannabinoides como el CBD pueden extraerse de la planta y utilizarse en varios productos basados en el cannabis que están disponibles para su compra. El aceite de CBD es un extracto de CBD mezclado con un tipo de aceite portador, como el de cáñamo o el de coco, y puede aplicarse por vía tópica o tomarse por vía sublingual.

El dolor se siente cuando una señal viaja a través de los nervios hasta el cerebro. La causa subyacente del dolor puede ser compleja y provenir de muchos factores diferentes. Los niveles de dolor pueden variar de mínimos a debilitantes y pueden ser de corta o larga duración. El dolor crónico se produce cuando el dolor es continuo y persiste durante más de seis meses, incluso cuando la causa (enfermedad o lesión) se ha disipado. El dolor crónico también puede tener muchas causas subyacentes, aunque lo más habitual es que se deba a nervios disfuncionales o a la inflamación.

Dolor y CBD

Aunque los estudios sobre los beneficios del aceite de CBD son muy limitados debido a las restricciones sobre el consumo de cannabis y la investigación que se puede llevar a cabo, a medida que aumente la legalización del cannabis, se espera que se realicen investigaciones más profundas y a largo plazo con participantes humanos.

El sistema endocannabinoide

La mayoría de los estudios sobre el dolor han incluido numerosos cannabinoides, como el THC o una combinación de varios, en lugar de sólo el CBD. Hay más de 100 cannabinoides diferentes en la planta de cannabis, cada uno con perfiles y efectos ligeramente diferentes. Además del CBD, el tetrahidrocannabinol (THC) es un cannabinoide notable y puede producir efectos psicoactivos experimentados como un “subidón”. Todos los cannabinoides interactúan con el sistema endocannabinoide (SCE), un sistema de señalización celular presente en todos los mamíferos.

El SCE es responsable de equilibrar y regular los procesos corporales que controlan todo, desde nuestro estado de ánimo, el sueño, la función del sistema inmunitario y el metabolismo. El SCE está formado por cannabinoides producidos de forma natural, llamados endocannabinoides, y por receptores cannabinoides repartidos por todo el cerebro y el sistema nervioso. Los cannabinoides como el CBD pueden interactuar con estos receptores y activar sistemas que alteran la forma en que el cerebro percibe el dolor.

Estudios sobre el dolor y el aceite de CBD

Aunque el CBD no crea un “subidón” eufórico como el THC, sus complejos efectos pueden ayudar al cuerpo a utilizar sus propios endocannabinoides. Un estudio de 2015 sugirió que el CBD, junto con otros cannabinoides, puede influir en los sistemas receptores de nuestro cuerpo y en el SCE. Se ha demostrado que el CBD aumenta los niveles de anandamida en nuestro cuerpo. Este compuesto se ha asociado a la reducción de la percepción del dolor y a la mejora del estado de ánimo de las personas.

Sin embargo, pruebas recientes sugieren que el CBD no reduce totalmente la intensidad del dolor, sino que lo hace sentir menos desagradable. Un estudio realizado a principios de 2021 investigó los efectos de los cannabinoides sobre el dolor induciendo de forma segura un dolor experimental por calor antes de medir cómo reacciona y responde el sistema nervioso. Al utilizar aceite aislado de CBD puro, los investigadores descubrieron que, aunque el CBD no reducía el volumen del dolor, lo hacía menos molesto.

Aunque los resultados de estos estudios y muchos otros siguen siendo prometedores, se necesitan más investigaciones para verificar los beneficios del aceite de CBD cuando se trata de aliviar el dolor.

Aceite de CBD para diferentes tipos de dolor

Como las causas y los síntomas subyacentes del dolor son complejos, las personas pueden experimentar diferentes tipos de dolor.

Dolor crónico

El dolor crónico se clasifica como niveles altos de dolor que duran más de un par de meses y no desaparecen incluso después de recuperarse de una lesión o enfermedad. Algunos ejemplos de dolor crónico son el dolor de espalda y los dolores de cabeza frecuentes. Aunque los pacientes pueden controlar el dolor crónico con varias opciones de tratamiento como la acupuntura, la medicación y la cirugía, los tipos graves de dolor crónico generalmente no pueden curarse y se controlan y mantienen durante toda la vida del individuo.

Debido a la naturaleza a largo plazo del dolor crónico, algunos pacientes están empezando a buscar métodos de tratamiento naturales y alternativos a la medicación tradicional, que a menudo se asocian con efectos secundarios adversos. El aceite de CBD sigue siendo una opción popular, ya que los estudios han sido favorables respecto a los efectos del CBD y a cómo puede reducir la gravedad de la producción de dolor crónico.

“El dolor se siente cuando una señal viaja a través de los nervios hasta el cerebro. La causa subyacente del dolor puede ser compleja y provenir de muchos factores diferentes. Los niveles de dolor pueden variar de mínimos a debilitantes y pueden ser de corta o larga duración.”

Un informe de 2017 resumió las principales conclusiones de varios estudios e investigó el uso del CBD para el dolor crónico general. Tras recopilar los resultados de docenas de ensayos y revisiones, los investigadores concluyeron que las pruebas sustanciales sugerían que el cannabis podría ser una opción de tratamiento viable para los adultos que experimentan dolor crónico. Otro estudio respaldó estos resultados, y los investigadores señalaron que los cannabinoides como el CBD podrían ofrecer una nueva opción de tratamiento para los pacientes con dolor crónico al reducir el dolor y la inflamación. También descubrieron que era poco probable que los pacientes crearan una tolerancia a los efectos del CBD, lo que significa que no era necesario aumentar la dosis con el tiempo.

Dolor neuropático

El dolor neuropático está causado por la irritación de los nervios debido a un daño. A menudo se describe como un dolor punzante o ardiente, y las zonas afectadas son extremadamente sensibles al tacto. El dolor neuropático afecta al sistema nervioso somatosensorial, por lo que los síntomas de este tipo de dolor incluyen pinchazos, niveles de dolor insoportables y dificultad para detectar el entumecimiento o los cambios de temperatura.

Las causas y el tratamiento disponibles para el dolor neuropático varían en cada caso. Algunos factores que desencadenan el dolor neuropático son el alcoholismo, la exposición a toxinas y los desequilibrios nutricionales. El tratamiento también puede variar en función de la gravedad del dolor. En general, los antidepresivos y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden ayudar a aliviar el dolor del paciente. Sin embargo, muchas personas necesitarán analgésicos más potentes y combinarán fuentes naturales de tratamiento del dolor, como el aceite de CBD, con su medicación tradicional.

Las investigaciones sobre el CBD y el dolor neuropático son contradictorias. Una revisión de 2017 analizó diferentes ensayos con más de 1.000 participantes que compararon cannabinoides seleccionados en su tratamiento del dolor neuropático. Los investigadores descubrieron que el CBD podría ayudar con el dolor de la neuropatía crónica en humanos. Sin embargo, los investigadores de una revisión de 2018 concluyeron que si bien la medicina basada en el cannabis es prometedora, esto puede ser superado por sus posibles daños. La revisión examinó más de 16 estudios que analizaron los efectos de los medicamentos derivados del cannabis, incluidos los productos basados en el CBD. Esto sugiere que se necesita más investigación para comprender el papel que puede desempeñar el CBD en el alivio y el tratamiento de los síntomas del dolor neuropático.

Dolor en el tratamiento del cáncer

Una de las etapas más desafiantes para los individuos con cáncer es lidiar con los numerosos efectos secundarios de los tratamientos de la enfermedad. Las opciones de tratamiento del cáncer varían, pero las más comunes son la terapia hormonal, la inmunoterapia y la quimioterapia. Estos tratamientos pueden provocar una serie de efectos secundarios, como dolor, vómitos, náuseas y falta de apetito.

El paciente con cáncer suele experimentar un dolor crónico y persistente. La investigación sobre el aceite de CBD y los aerosoles orales y sus efectos en el tratamiento del dolor del cáncer ha sido prometedora. Los investigadores han investigado el aceite de CBD y su papel en la reducción de la inflamación y el malestar general debido a condiciones de salud como el cáncer.

Un estudio de 2013 en el que participaron pacientes de cáncer avanzado con dolor relacionado con el cáncer analizó cómo el extracto de THC-CBD, junto con los opioides, producía un alivio del dolor más eficaz que los opioides solos. Otra revisión de 2018, que analizó estudios realizados entre 1975 y 2018, evaluó los efectos del CBD para aliviar el dolor crónico. Se examinó una serie de condiciones de dolor, incluyendo el cáncer y el dolor neuropático. Los investigadores concluyeron que el CBD era eficaz en el manejo general del dolor en diferentes tipos de dolor con mínimos efectos secundarios experimentados.

El aceite de CBD y la inflamación

El dolor y la inflamación van de la mano. Los niveles elevados de inflamación provocan dolor inflamatorio debido a una respuesta inadecuada del sistema inmunitario, que se asocia a enfermedades como la artritis. El CBD ha demostrado ser prometedor en la reducción de la inflamación en el cuerpo, particularmente en el sistema nervioso y el cerebro. Esto puede beneficiar a las personas que experimentan dolor crónico y tienen problemas para dormir, lo que provoca insomnio y respuestas específicas del sistema inmunitario.

La inflamación puede ser crónica o aguda. La inflamación aguda suele producirse tras una enfermedad o infección y da lugar a un enrojecimiento e hinchazón de la zona afectada. La inflamación crónica es el resultado de una respuesta inflamatoria prolongada. El aumento del estrés oxidativo puede ser perjudicial para los órganos y tejidos.

“El dolor crónico se produce cuando el dolor es continuo y persiste durante más de seis meses, incluso cuando la causa (enfermedad o lesión) se ha disipado. El dolor crónico también puede tener muchas causas subyacentes, aunque lo más común es que se deba a nervios disfuncionales o a la inflamación.”

Los estudios que investigan la relación entre el CBD y la artritis se han realizado principalmente con animales. Un estudio de 2016 investigó los efectos del CBD en ratas con artritis. Los investigadores observaron una reducción significativa de los signos de dolor e inflamación con una disminución de la hinchazón sin efectos secundarios adversos. Aunque los efectos antiinflamatorios del CBD pueden resultar beneficiosos para los pacientes con artritis, se necesitan más estudios con humanos.

Los efectos secundarios del dolor

El dolor es complejo y está causado por diferentes factores que a menudo se combinan para transmitir información al cerebro. En muchos casos, el dolor está causado por una lesión o condición de salud específica, pero en otros, las razones subyacentes pueden ser menos obvias o totalmente desconocidas, requiriendo numerosas pruebas (20). Sea cual sea la causa, el dolor puede ser muy debilitante y crear dolencias adicionales o efectos secundarios que a menudo se pasan por alto.

Los efectos secundarios más comunes asociados al dolor son:

  • Disminución del estado de ánimo.
  • Cambios en el apetito.
  • Depresión y ansiedad.
  • Disminución de la calidad del sueño.

Nuestra salud física y mental está intrínsecamente ligada. Las personas con altos niveles de dolor son más propensas a desarrollar depresión y ansiedad. El dolor crónico también puede provocar una disminución de la calidad del sueño o incluso insomnio, ya que la intensidad del dolor impide al paciente tener un sueño reparador. Todos estos efectos secundarios pueden entrar en una espiral y crear un bucle de retroalimentación que empeora el nivel de dolor.

Ansiedad y depresión

El CBD ha demostrado ser prometedor para mejorar el estado de ánimo y promover los niveles de “hormonas de la felicidad” dentro del cuerpo. Los investigadores creen que este efecto es provocado por el impacto positivo del CBD en los receptores de serotonina en el cerebro y su respuesta a la serotonina. Aunque varios factores pueden causar depresión, los niveles bajos de serotonina están fuertemente vinculados al estado de ánimo, la ansiedad y la depresión.

Una revisión de 2018 analizó los estudios existentes y concluyó que el CBD tiene efectos ansiolíticos y antidepresivos, lo que puede mejorar el estado de ánimo cuando se experimenta estrés.

Calidad del sueño

El CBD puede ser capaz de ayudar a mejorar la calidad del sueño en pacientes con niveles elevados de dolor. Un estudio de 2012 investigó la dosis de CBD y la duración del sueño y descubrió que los individuos que recibieron 160 miligramos de CBD pudieron dormir más tiempo que los que recibieron un placebo. La razón de esto puede deberse a la interacción entre el CBD y el SCE, que promueve efectos ansiolíticos. Sin embargo, los investigadores también han relacionado la ingesta de CBD con la reducción de la liberación de cortisol.

Se sabe que los individuos con insomnio tienen niveles elevados de cortisol, también conocido como la hormona del estrés, por la noche, lo que les impide conciliar y mantener el sueño. Los investigadores de un estudio de 2019 descubrieron que los niveles de cortisol disminuían significativamente al tomar aceite de CBD, lo que sugiere que el CBD afecta a la liberación de cortisol y puede tomarse como un sedante potencial.

El resultado final

Si bien no hay pruebas concluyentes que respalden el CBD y el aceite de CBD como una opción preferida para el manejo del dolor en pacientes con altos niveles de dolor, los investigadores concluyen que el CBD tiene mucho potencial.

El CBD se tolera bien; sin embargo, las personas siempre deberían hablar del CBD con un profesional de la salud antes de utilizarlo por primera vez.

Escrito por:
Carlos Vera

Carlos Vera

CEO & Founder

Artículos relacionados
Recomendado por bovē

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.

0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
      ¿Tu primera vez por aquí?
      Suscríbete y consigue un 10% en tu primera compra
        Welcome To The Family